Ante la angustiosa realidad de unos y el oportunismo de otros

|

Vivir en una comunidad pequeña tiene sus beneficios. Uno de ellos es dimensionar con mayor exactitud el fenómeno de los autoconvocados del campo, esa movilización que sacudió la tranquilidad del verano y llamó la atención del gobierno.

La cercanía y vecindad con aquellos que se mueven bajo el slogan “un solo Uruguay”, reclamando se atienda la situación “limite” del agro uruguayo, permite avizorar que detrás de ese movimiento no sólo se encuentran aquellos que realmente necesitan una ayuda del Estado (los pequeños productores lecheros por ejemplo), sino que también nos deja ver el oportunismo de quienes ven en este movimiento, la ocasión ideal para mejorar su rentabilidad y los que aprovechan el tumulto para darle “palos” al gobierno y tratar de llevar agua para su molino.

La primera movilización en Palmitas y la vigilia del miércoles y jueves pasado en Cardona y la zona, permitió ver esos “mundos”. Por un lado el pequeño productor, dueño de unas pocas vacas o propietario de unas hectáreas de tierra que está precisando imperiosamente que le bajen el combustible, la electricidad y que la carga tributaria se ajuste a su realidad y no se convierta en un peso que haga inviable su negocio y por otro - aunque ambos se movilizan juntos-, la de quienes han amasado fortunas durante todos estos años y hoy ven cómo la rentabilidad ya no es la misma y quieren que el gobierno (todos nosotros) los asistan.

Ahí están los que plantaban soja y fumigaban a la vera de la ciudad sin importar el grado de contaminación que provocaban, o los que lograron ganancias excepcionales durante el período de bonanza.

  • Y en esos “mundos” se mueven los “punteros” políticos, esos que aprovechan la ocasión y no paran de disparar contra todo aquello que tenga una mirada distinta a la de este movimiento. Son los que están en las redes sociales, menospreciando a quien piensa diferente a ellos. Integran un movimiento que dice ser apolítico, pero durante las campañas electorales están cerca de los candidatos de los partidos tradicionales. Asisten la proclama que reclama mayor transparencia y rigor en el gasto público, pero se abrazan y acompañan a ediles que durante esta administración en Soriano se votaron el incremento de su viáticos que pasaron de 30 a 40 UR mensuales. O defienden a ultranza a un Intendente que obtuvo ganancias haciendo despachar combustible a los vehículos de la Intendencia en sus estaciones de servicio. Son los que aplauden el reclamo de no más cargos de confianza, pero están y participan de esta movilización con quienes unos meses atrás en la Junta Departamental de Soriano se negaron a reducir esos cargos en la Intendencia.
  • Nadie desconoce la urgencia de aquellos productores pequeños e incluso de parte del comercio que necesita una atención específica para salir de la situación en que se encuentran. El convivir en una comunidad pequeña nos permite observar con claridad esa situación, pero también nos deja ver cómo otros aprovechan la ocasión para hacer su juego. Y en ese juego de poder podrá haber rispideces, diferencias y hasta enconos, pero nunca agravios, insultos u ofensas, porque si se comienza a recorrer ese camino, será difícil volver atrás.


    1 Comentarios

    1

    No se quien escribe ese artículo. Me parece lamentable y maneja muy poca información del negocio . Me parece q están escuchando solamente al gobierno .quienes se alejaron s una movilización similar en el año 99 .En esa ocasión no preocupaba en q vehiculo se andaba ni si estamos chicos o grandes ni pobres o ricos . Ahora le quieren hacer creer q la gente de campo somos todos oligarcas y terratenientes cuando los principales terratenientes son las multinacionales q vienen con una competencia impositiva desleal promocionada por el gobierno socialista .es raro no de esto no informan ...lamentable lo de ustedes ...

    escrito por Mauricio 04/feb/18    15:29

    Escribe tu comentario




    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.