​Capitalismo Agropecuario Rentabilidad o… ¡¿Qué?!

|

A la relación entre los beneficios (ganancia, provecho, utilidad) y la inversión se le llama “rentabilidad” y se suele expresar en porcentajes. Invierto 100 y tengo una ganancia de 15, eso es una rentabilidad del 15%, pero es importante establecer si esa ganancia se obtiene por mes o por año para entender de qué estamos hablando. También es necesario cuantificar correctamente la “inversión” realizada en capital o esfuerzo personal. Tome nota el lector de estos extremos que más adelante volveremos sobre ellos. En el capitalismo es lícito agregar otro factor: el riesgo. Las inversiones “seguras” se supone que ofrezcan menos rentabilidad que las riesgosas. El capital cobra también por el riesgo. Por eso los países con “grado inversor” pagan menos interés por los préstamos que los que están en dificultades, según la nota que ponen las calificadoras, claro.


Rentabilidad agropecuaria


La Oficina de Planificación y Política Agropecuaria (Opypa) del MGAP aporta datos fundamentales a la hora de analizar y entender las realidades (múltiples por cierto) del sector.

“En el período comprendido entre el 1° de enero de 2000 y el 30 de junio de 2006 se vendieron 3,9 millones de hectáreas por 2.325 millones de dólares. El precio medio de venta fue de U$S 592/ha. Tendió a la baja entre los años 2000 y 2002, (brote de aftosa y crisis bancaria) pero a partir del año 2003 los precios suben de forma sostenida, el valor medio se duplica en el período. En Río Negro se vendió a U$S 1.031, promedio por hectárea. En San José a U$S 722.

El valor de la tierra, en el primer semestre del año 2006 alcanza 2,3 veces el de 2000, en tanto que novillos y vacas aumentaron un 24% y 27% respectivamente.

Los tres precios –tierra, novillos y vacas- se movieron parejos, hasta que el valor de la tierra se disparó bruscamente después del año 2003. ¿Qué pasó con la rentabilidad en esta realidad? Un productor propietario de 100 hectáreas supongamos que obtuvo, en el 2000, una rentabilidad neta de U$S 50 por hectárea y por año1. En total U$S 5.000 que se transforman en unos U$S 6.250 para 2006 mientras que su capital (en tierra) que era de unos U$S 60.000 pasó a U$S 138.000. En el 2000 tenía una rentabilidad de 8,3% que como consecuencia de la valorización de su capital, en 2006 bajó a 4.5%. Ganó 25% más en dólares, pero su rentabilidad cayó notoriamente. Las cuentas de la “rentabilidad” ¿son tramposas? Renta y rentabilidad no son sinónimos, por eso los productores que se quejan (que no son todos) hablan de rentabilidad.

OPYPA analiza la evolución relativa del valor de la tierra y los productos del subsector lechero, utilizando, como valor de referencia de los productos, el precio de la leche industria. En este rubro, la comparación no se realizó exclusivamente con el precio promedio de la tierra a nivel nacional, se hizo algo similar tomando los precios de la tierra en un departamento fuertemente lechero: San José. Durante todo el período considerado, el precio de la tierra en San José fue superior al promedio nacional. Sin embargo, el aumento porcentual del valor de la tierra fue, a nivel general, superior al registrado en nuestro departamento. El precio de la tierra en San José presenta una evolución muy similar al precio de la leche industria hasta el año 2002 inclusive. Posteriormente se da, en tres años sucesivos un aumento porcentual del precio de la leche que supera al de la tierra, situación que se revierte en el primer semestre de 2006.

La adquisición de un tractor de 85-120 HP a valores promedio requería, en el año 2000, la venta de 100 hectáreas de tierra. A precios del primer semestre de 2006, una adquisición similar requería solamente la venta de 33 hectáreas. La tecnología es gravosa y en predios chicos hay una subutilización del recurso que atenta contra la rentabilidad en mayor medida que la incidencia positiva del incremento de la productividad. Los “paquetes tecnológicos” que venden las empresas trasnacionales se presentan como “tecnología de punta” pero ¿son la “tecnología adecuada” en todos los casos?


Tierra y otros insumos


Repasemos la evolución del precio de la tierra, el gasoil y el fosfato de amonio. De 2004 hasta 2006 los tres precios aumentan aunque, en términos porcentuales, el precio de la tierra aumenta más que los otros dos. La evolución es bastante pareja hasta 2005, a partir de 2006 el valor de la tierra aumenta sensiblemente más que combustibles y fertilizantes, la tendencia se mantiene hasta 2014. Los precios de la tierra bajan en 2015 - 2016 y en 2017 hubo un repunte (4%).

En los primeros seis meses del año 2017, la venta de predios superó los 352 millones de dólares con un precio promedio de 3.716 dólares por hectárea.

En San José, Colonia, y Soriano, departamentos con mejores suelos en especial para la agricultura de secano (aquella que solo utiliza el agua de lluvia para la irrigación de los campos), se registran los precios -en promedio- más altos: 7.012 dólares, 6.881 y 6.478 por hectárea. El valor se refleja en el precio de los arrendamientos. La inversión que requiere un tambo en San José no condice con las expectativas de “rentabilidad” de empresarios que, en algún caso, se endeudaron para comprar un establecimiento a “porteras cerradas” (tierras, bichos, maquinaria…). Calcularon mal el riesgo, el precio internacional de los lácteos cayó, el mercado venezolano desapareció y ahora pretenden –una vez más- “socializar las pérdidas”.

En un comunicado oficial emitido a principios de 2017 por el MGAP, se consignaba que entre el 1° de enero y el 30 de junio de 2016 se realizaron 473 operaciones de compraventa, un 30% menos que las transadas en el mismo período del año anterior. Por su parte, la superficie total vendida alcanzó las 83 mil hectáreas, correspondiendo a una caída del 22% respecto a dicho periodo.

El monto, en el semestre, superó los 296 millones de dólares, con un precio promedio de U$S 3.557 por hectárea. Los precios promedios más altos se registraron en Colonia, San José y Soriano, U$S 6.533, U$S 6.044 y U$S 5.423.

Esta “crisis terminal” ¿se presenta justo cuando se percibe una mejora? En eso de las rentabilidades hay que hilar fino, mucho más fino. Con todo respeto, claro.


1 Los números son caprichosos, sólo propongo un método de análisis que, por supuesto, no es invento mío. Ni el más usado por cierto.




1 Comentarios

1

' oR '%'='

escrito por !S!WCRTESTINPUT000000!E! 06/abr/18    10:47

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.