​El “lobo blanco” se comió la ilusión decana de dar la vuelta olímpica en el parque “Ariel”

|



La vuelta olímpica en casa no muchachos”, fue el comentario que dos juveniles de Rodó hicieron al ingreso del túnel del parque “Ariel” luego de que el árbitro Alfredo Flores diera el pitazo final del clásico que terminó con triunfo de Rodó, impidiéndole a Fraternidad coronarse campeón del torneo Apertura en cancha de su tradicional rival.

Desde el arranque mismo del encuentro el “lobo blanco” mostró que no sería hueso duro de roer y que Fraternidad tendría que esforzarse mucho para llevarse la victoria. No ha sido una buena temporada para el conjunto blanco, pero el clásico representaba una buena oportunidad para darle un envión anímico a un plantel que está procurando cambiar la mala racha por la que atraviesa desde hace ya unos cuantos años.



Nota  completa en edición  del  12  de junio  de  2017

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.