Vecinos mercedarios volvieron a marchar contra la violencia de género

|







“¡Ni una menos! ¡Viva y libres nos queremos!” fue la consigna tras la cual marcharon y manifestaron un grupo de vecinos mercedarios en la tarde del pasado sábado. Como hace 3 años Mercedes volvió a sumarse a las diferentes movilizaciones que se realizan en el país en contra de la violencia de género. Esta vez se reunieron en Plaza Independencia para marchar hasta la rambla, donde, junto al Rosedal los esperaba la cuerda de tambores La Candombá.

Esta cuerda de tambores está integrada exclusivamente por mujeres, realizando una pequeña actuación. Posteriormente los presentes realizaron la lectura en conjunto de la proclama. “Nosotras y nosotros que nos reunimos auto convocados en este día a salir a la calle, lo hacemos porque creemos profundamente que la violencia hacia las mujeres tiene que parar”, comenzó expresando esta proclama. “18 mujeres muertas por violencia machista en lo que va del año; más de la mitad ya había denunciado anteriormente estar en situación de violencia. En nuestro país, las denuncias por violencia hacia las mujeres son miles por año. En el 2016, se registró una denuncia cada 17 minutos, más de 24.000 casos denunciados y otros tantos que no se denuncian. Las noticias de femicidio llegan desde todo el territorio nacional; en el interior del país, las mujeres muertas fueron , en su mayoría víctimas de su pareja o ex pareja.

La realidad nos convoca y nos moviliza. La indiferencia ya no es admisible. Es necesario dar esta lucha todo y todas juntas, contra esa violencia contundente y definitiva que son los femicidios”.

Agregando más adelante que algunas formas de violencia contra la mujer son “más visibles y naturalizadas, como son el acoso callejero o la publicidad sexista. La violencia ejercida con hipocrecía que cuestiona la libre decisión sobre el cuerpo de las mujeres. El noviazgo violento. Todas son expresiones que fomentan la idea de la mujer como objeto, como algo que puede ser propiedad de otra persona, que cree tener derecho a controlar sus acciones, sus vínculos y amistades, cómo debe vestirse, con quién se comunica y que, en muchos casos, llega al extremo de decidir si la deja vivir o no.

Entender que esta situación no es un problema de algunas, sino un desafío de todas y de todos; que debemos multiplicar nuestra voz; sentir en nuestro s cuerpos la necesidad de hacer algo y en nuestros corazones que vale la pena la pelea, es en parte lo que nos reúne desde hace tres años en la misma fecha.

Tres de junio. El compromiso debe ser incansable: escuchar, denunciar, accionar, organizarnos, educar y educarnos, ¡no ser indiferentes! Aportar a la transformación cotidiana de nuestra realidad, sembrando igualdad, justicia y libertad. Por eso este año volvemos a decir: Ni una madre menos, ni una amiga menos, ni una hija menos, ni una hermana menos…

¡Ni una muerta más, ni una mujer menos!

¡Vivas y libres nos queremos!


Ni una menos Soriano”.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.