Un volcán dormido

|

“El ‘volcán’ sigue dormido”, titula su editorial El País del domingo 26 de febrero. “Es difícil que en este período de gobierno se cubra el déficit acumulado en materia de obras viales durante una década en la que abundaron los recursos para invertir en infraestructura.” Señala el portavoz de la derecha oriental como introducción al desarrollo de su opinión.

Afirmar que el déficit en materia de obras viales se acumuló en los últimos 10 años es temerario, mal intencionado y falso. Voy a poner algunos ejemplos; cercanos para los josefinos.

La ruta 11 -que tiene un importante tránsito de turistas argentinos- era hasta que asumió el Frente Amplio, poco más que un camino de tierra. Eso no fue impedimento para poner un peaje cerca de Rodríguez - no para arreglar la carretera pues lo recaudado se lo llevaba la empresa concesionaria -, sino para evitar que la gente transitara por la 11 eludiendo el peaje sobre la 1, en la barra del Santa Lucía.

Este puente sobre la barra es otro ejemplo. ¿Cuánto recaudó por peajes el concesionario mientras la obra no mostraba avances sustanciales? Veamos la historia. Según Wikipedia, en la década de 1990, el MTOP instrumentó varias concesiones de peajes para financiar obras de costo elevado, entre ellas estaba la ruta 1 desde Montevideo hasta la ciudad de Libertad. Se trató de una licitación de la que, en el año 1998, resultó adjudicatario el Consorcio Ruta 1, integrado por Gualtieri de Argentina y Obrascon Huarte de España. La concesión incluía la construcción de una nueva calzada hasta la ciudad de Libertad, concretándose la doble vía en este tramo y la construcción de un nuevo puente sobre el río Santa Lucía. Sin embargo la empresa concesionaria incurrió en reiterados incumplimientos del contrato, -rugosidades en la nueva calzada, así como importantes retrasos en las obras del puente sobre el río -. En 2003 - 2004 la empresa fue denunciada penalmente por la DGI por defraudación tributaria, embargando sus bienes. En 2005 el gobierno nacional retiró la concesión1 y la traspasó a la Corporación Vial hasta su finalización. Tabaré Vázquez asumió su primera presidencia, en marzo del 2005, con Víctor Rossi en el MTOP. En 9 meses el puente estaba terminado, fue inaugurado el 13 de diciembre de 2005. El resto de las obras culminaron en 2010. Habilitar el nuevo puente era una verdadera urgencia ya que el pasaje por el “puente de fierro sobre el pajonal” era lento y complicado.

‘Recuperada’ la democracia en 1985, vinieron años en que las inversiones en infraestructura fueron notoriamente insuficientes, se entronizó el neoliberalismo privatizador con el gobierno blanco (Luis Alberto Lacalle, 1990 – 1995), los colorados de Sanguinetti y Batlle transitaron caminos similares. Fundamentados en la necesidad de mejorar la inversión pública y “la eficiencia” se convocó a capitales privados. Fueron tiempos de vergüenza. La concesión de la ruta interbalnearia estuvo “encajonada”, por el Dr. Luis A. Lacalle, hasta que los ganadores aceptaron darle participación en el negocio a los perdedores. A partir de allí y hasta que el senador Reinaldo Gargano lo denunció en el Parlamento, los concesionarios (supuestos inversores) recaudaron más, por concepto de peajes, de lo que invertían en obras. Un negocio redondo. A partir de las denuncias la ejecución se hizo de forma más razonable.

Pero si hablamos de déficit, el problema no es de los últimos 10 años. En la década de gobiernos frenteamplistas, la inversión y el crecimiento de la economía plantearon un desafío importante en materia de infraestructura. Como de “las penas y las vaquitas”, todos nos hacemos cargo de la infraestructura que requieren “las empresas”, pero las ganancias se concentran cada vez más. Cada vez que paso por el peaje en nuestro autito de 800cc. Y pagamos $ 80, pienso en los camiones de 30 toneladas que arreglan por sólo $ 220 más que el autito. ¿El que rompe paga?

Recuperar el tiempo perdido en los gobiernos de los Partidos Tradicionales no ha sido fácil. Pero en 12 años, la izquierda no ha sabido reinstalar el transporte ferroviario y adaptarlo a las exigencias actuales. AFE fue desmantelada por colorados y blancos. El 1º de marzo La Diaria recordó: “la Estación Central General Artigas, (…) funcionó, hasta el 28 de febrero de 2003” (…) Ese año “se vendió la Estación Central al Banco Hipotecario del Uruguay, para llevar a cabo el Plan Fénix, que no prosperó.” Pero la historia comienza antes. En 1985 (primera presidencia de J. Mª. Sanguinetti) se comenzó con el cierre de servicios de pasajeros. El 1º de agosto de 1988 corrió el último convoy de pasajeros de Central a 25 de Agosto. Finalizaba una etapa. El 25 de agosto de 1993 se rehabilitan los servicios ferroviarios de pasajeros hasta 25 de Agosto… a cargo de una empresa privada. A partir de 2005 se intentó, con escasas inversiones y poco éxito, recuperar algo del transporte de pasajeros hoy en su mínima expresión. El transporte de carga muestra severas limitaciones.

A su vez, el mantenimiento de las rutas y su remodelación, para adaptarse a las nuevas modalidades de transporte en velocidades y tonelajes, muestra carencias que el gobierno reconoce. Pero habría que remontarse a varias décadas atrás para encontrar inversiones comparables.

Uruguay está mejor en materia de puertos y aeropuertos, mientras que en la infraestructura de comunicaciones (Antel) se destaca el desarrollo alcanzado en la última década. En otro rubro donde los avances son impresionantes es en la energía eléctrica. No así en ANCAP, hay que señalarlo, donde la gestión del segundo período de gobierno no conformó a nadie (o casi).

Si el déficit en materia de infraestructura, heredado de los gobiernos conservadores, ha sido un pesado lastre, el que recibió en materia social el Frente en 2005 fue terrible. La inversión social demandó recursos muy importantes que la derecha no hubiera contemplado. Por allí transitarían los ajustes fiscales si los conservadores recuperaran el gobierno. En materia de infraestructuras seguro que, -como muestran tantos ejemplos en la región- con la derecha al timón el objetivo sería generar negocios (¿turbios?) para amigos, familiares y correligionarios.

Hay muchos temas en los que para “responder en tiempo real” sería necesario renunciar a “la vida en tiempo real”. Para un gobierno que ponga primero la gente -los derechos- que los negocios -la economía-, es muy difícil manejarse con la lógica del sistema capitalista. Por eso las discusiones presupuestales son siempre ríspidas, complicadas y tan poco explícitas. ¿Cómo se atienden las necesidades sociales sin tomar recursos de dónde están?

Pero lograr “que los que tienen más paguen más” es lo más parecido a enfrentar una erupción que me pueda imaginar. El volcán está dormido y es necesario despertarlo.

1 El 11 de marzo de 2005, 10 días después de asumir, se inician los trámites para la recisión del contrato que culminan el 1 de agosto.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.