​“Piove, governo ladro”

|

Según Claudio Scaletta (CASH/Pág. 12) “…se encontrarán ejemplos de funcionarios venales hasta en tiempos del virreinato y, ya desde entonces, sin que se haga referencia al corruptor.” Se puede vivir en la burbuja de nuestras propias ideas, ignorar, despreciar, temer “al otro o a la otra”. Se puede dejarse dominar por el miedo y el resentimiento al diferente, pero es muy posible que a partir de esa actitud sólo nos quede como alternativas la sartén y el fuego.

La elección de Donald Tump generó todo tipo de comentarios. Inabarcables. Toda selección resulta parcial, todo comentario que agreguemos, insuficiente. “En primer lugar, voz del pueblo, voz de Dios. El pueblo norteamericano resolvió y, como corresponde, hay que respetar la decisión soberana del pueblo" dijo Tabaré Vázquez. Aunque en muchas oportunidades los pueblos votan mal, porque el miedo suele ser mal consejero.

“¿Quién lo votó? Sobre eso no hay dos lecturas: hubo una diferenciación social del voto que hace de esta, una elección "ejemplar" entre el proyecto progresista y el conservador, a la escala de lo que EEUU permite (es decir, sin discutir su condición imperial, ni el complejo militar-industrial que lo sostiene, ni la alianza entre la política y los lobbies económicos que hace de ésta una de las democracias más mercantiles del planeta). Con esas salvedades, la diferencia entre demócratas y republicanos en cuanto a la agenda interna, es gigante.” Afirmó la senadora Constanza Moreira (FA – Casa Grande) que creo lidera el sector más renovador y removedor del progresismo oriental. Me parece parte de una discusión de fondo sobre si existen “democracias mercantiles”. ¿No estaremos frente a una contradicción antagónica? -¡Qué debate para la izquierda!


-¿Quién ganó, por qué, cómo?

No serían estas las interrogantes. El debate debería ser sobre: ¿a qué sistema se le puede llamar democrático y a cuál no? ¿A partir de qué límites las repúblicas pierden su calidad democrática?

Moreira que es politóloga nos ilustra: “el 88% de los negros votó por Hillary; sólo el 8% lo hizo por Trump. (…) Los hispanos también votaron mayoritariamente a Clinton: 65% contra 29%. (…) Sólo el 37% de los jóvenes de 18 a 29 años votó a Trump, el 55% apoyó a Hillary. Entre la población de 30 a 44 años, la diferencia fue de 50% (Hillary) a 42% (Trump). (…) Cabe a todos los progresismos preguntarse hoy, ya no sólo por nuestros errores, por la tibieza de nuestras propuestas, por nuestras concesiones a la derecha.” Y por qué tantos chanchos (y chanchas) votaron a Cattivelli.

Naomi Klein (1) nos propone: “…salgamos del shock lo más rápido posible y construyamos un movimiento radical que tenga una auténtica respuesta al odio y al miedo que representan los Trumps de este mundo. Hagamos a un lado lo que sea que nos separa y comencemos ahora mismo.” Enfrentar el consumismo con la ciudadanía.

Puedo intentar el resumen, en titulares, de algunas ideas: Quizá simplemente la política no es una ciencia o la ciencia no entiende de política. ¿Cómo saberlo? Las políticas erradas en materia de inversiones, alianzas electorales, y ética de la función pública tienen un altísimo costo político. Los humanos no somos capital. Imperios y/o reinos no son repúblicas ni democracias. Hay que elegir entre democracia o neoliberalismo. La competencia no existe, el libre mercado es un mito.

Nos recuerda la canadiense que “En 1970, cuando Allende ganó las elecciones en Chile, Henry Kissinger decía que el gobierno estadounidense no debía quedar indiferente mientras un país cae en el socialismo por culpa de la irresponsabilidad de su pueblo. Pero nosotros, los que colgamos del mapa, ¿sí debemos permanecer indiferentes frente a la irresponsabilidad de un pueblo que puso a este maniático en el cargo más importante del mundo?

Por otra parte el periodista chilenoAldo Torres Baeza cita al economista Paul Krugman (2) ’pensamos que la gran mayoría de los estadounidenses valoraba las normas democráticas y el Estado de derecho’. Y comenta: “Claro, eso pensaban los neoliberales del partido Demócrata, que ven florecitas y arcoíris donde hay bombas y odio, cuando eligieron a Hillary Clinton, vanguardia de la continuidad, máscara de las trasnacionales, a pelear contra este simio bipolar. ¡Ingenuos! El odio es más fuerte, señores.”

Hay que analizar por qué se trata “metódicamente, por todos los medios y en todos los debates, de reducir la discusión política y económica a capítulos judiciales.” Creo que sí se trata también “del periodista ‘independiente’ que machaca: ‘se robaron todo’ o del troll, rentado o no, que insiste en la muletilla ‘son todos chorros’.” (Claudio Scaletta - CASH/Pág. 12)

Las reacciones no siempre son razonables, los pueblos se indignan y claman “Piove, governo ladro”


  • (1)Naomi Klein es una periodista, escritora e investigadora canadiense de gran influencia en el movimiento antiglobalización y el socialismo democrático.
  • (2)Paul R. Krugman (Albany,28 de febrero de 1953) es un economista estadounidense, profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton, profesor centenario en Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, académico distinguido de la unidad de estudios de ingresos Luxembourg en el Centro de Graduados de CUNY, y columnista del periódico New York Times. En 2008 fue galardonado con el Premio Nobel de Economía por sus contribuciones a la Nueva Teoría del Comercio y la Nueva Geografía Económica. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.