​“El Partido Colorado tocó fondo y tiene que recuperar la credibilidad perdida”

|


Disputar la hegemonía que hasta el momento tiene Vamos Uruguay en la interna colorada y de lograrlo iniciar una “renovación del Partido” para “recuperar la credibilidad perdida en las mayorías populares” del país, es el objetivo central de Batllistas Orejanos, el flamante sector liderado por el diputado Fernando Amado. En una extensa entrevista con Centenario, crítico a su Partido por no “ser tajante respecto a quienes integraron la dictadura militar siendo colorados” y responsabilizó a Pedro Bordaberry, por el proceso de “derechización” que los colorados han emprendido y que “nos puede llevar a ser un apéndice” del Partido Nacional.


¿Cómo se gestó este nuevo sector Batllistas Orejanos?


- Es el último eslabón de una larga cadena de desencuentros con la dirigencia actual del Partido Colorado. También tiene que ver con un proceso de maduración grupal y personal. En mi caso no soy el mismo cuando empecé a hacer política con 19 años, con el que fundó Vamos Uruguay y el que termina con la acumulación de desencuentros con Bordaberry por temas ideológicos, filosóficos, y diferencias políticas. Proponemos un planteo radical. No es un planteo amortiguador, ni típico de convivencia pacifica. Planteamos un cambio radical para el Partido, ideológico, filosófico y de recambio generacional.


¿Cuáles fueron los hechos que desencadenaron la creación de este sector?


- Yo soy de una generación que entra al Partido ya desconforme, con una mirada crítica que empieza a acentuarse con el transcurrir del tiempo. Primero fuimos críticos del Foro Batllista hasta que sentimos que teníamos que irnos. En el 2007 con la fundación de Vamos Uruguay la bandera era la renovación generacional, generar espacios para que nuevos cuadros políticos emergieran en el Partido Colorado. Era un mensaje positivo, no tenía esa tonalidad conservadora ni antifrentista. Así fue hasta el 2010, cuando comienzan a generarse las diferencias con Pedro (Bordaberry). Él apelo a buscar el votante Herrerista, porque pensaba que ese sector del Partido Nacional iba a quedar huérfano de líder en el 2014. Lacalle Herrera no iba a ser candidato y los otros que habían (Heber y Analía Piñeirúa) no despegaban. Lacalle Pou no figura todavía. Su estrategia era tener un discurso seductor para los votantes Herreristas que sin líder podían simpatizar con él. Yo no estuve de acuerdo, me pareció una error. Después llegaron las diferencias en la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario, el autocultivo del canabis y en la mirada autocrítica del Partido en la última década y en lo previo a la dictadura militar. Considero que hay que hacer un mea culpa del papel del Partido Colorado como responsable de situaciones que terminaron en la dictadura. El decreto de desilución de las Cámaras fue firmado por alguien que había sido electo por el Partido Colorado (Juan María Bordaberry). Ahí hay diferencias notorias con Bordaberry que siempre nos dijo si se habla del pasado no contáramos con él. El broche de oro fue la creación del partido de la Concertación y el apoyo dado a Lacalle Pou con la frase conocida por todos: “vengo para hacer mierda a Tabaré Vázquez”. A partir de allí se terminó la relación.


¿Y qué es lo que pretende con Batllistas Orejanos?

-Este espacio nace como planteo radical del Partido, que va hasta el final, hasta la elección interna, que pretende desalojar a quienes lideran el partido Colorado hoy a través del respaldo popular y luego de hacerse de la herramienta del Partido Colorado para cambiarlo. Es un planteo orejano y sin padrinos. Nada le debemos a quienes han liderado el Partido en los últimos 50 años. Llegamos a un Partido que ya se estaba hecho pelota, en el cual nunca gané una elección. Para salir de esa realidad lo primero que se tiene que hacer es recorrer el desierto, la intemperie y no tomar un atajo para poder llegar al poder. Querer tomar un atajo significa acordar con el Partido Nacional. Yo me niego a que el Partido Colorado termine siendo un apéndice del Partido Nacional, del bloque conservador en Uruguay. El Partido Colorado tocó fondo y tiene que volver a recuperar lentamente la credibilidad que fue perdiendo en las mayorías populares por no defenderlas. Va a llevar tiempo, pero es el camino que hay que recorrer para volver a ser el Partido Colorado que marca la historia.



1 Comentarios

1

Considero que el partido debe hacer una gran limpieza de consc iencia. Poner todo lo malo ocurrido desde su fu dacion, y marcar con letra indeleble toda las faltas cometidas, para qiue vuelva a ser creible. No se puede edificar sin . Buenos cimientos. Hay mucho pragmatismo en quienes hoy lideran. Se defienden idolos con pies de barro. Su fundador o quienes lo eligieron, fue un enfermo y genocida. Por mas de 180 años lo han defendido. No se tapa el sol con un dedo. Hoy mismo se tratando de hacerlo. De quien el partido debe sentirse orgulloso es de Batlle. Que hizo tanto por el pais. El Batllismo ño puede ser sustituido por la imagen de un genocida. Eso es sacrilego. El vuestras filas hay gentes colaboracionistas con la dictadura. Eso no es bueno pára el batllismo. Un Partido que ha contado con grandiosas figuras, con valores y amor a la Patria, se ha covertido por estos seres pragmaticos en moribundo. Limpien y saquen lo que impide volver a ser una fuerza creible y digna. La verdad, aunque duela, es la verdad. Un Mea Culpa para el Partido Colorado, la considero la unica salida de este estancamiento feroz a que estas gentes han condenado y con su sola presencia dentro de el, desprestigian y destruyen las verdaderas bases que un dia fueron gloriosas para el Pais. En este momento de la historia y cuando mas necesitamos de siu presencia

escrito por Cristina cafaro 08/nov/16    06:20

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.