Procesaron en Paysandú a violador que dos años atrás fue detenido en Mercedes por el mismo delito

|




Lo liberaron del centro de reclusión de Piedras de los Indios en Colonia y a los dos días cometió el mismo delito en Paysandú: volvió a violar a una niña.

Este aberrante hecho ocurrió en los últimos días cuando Carlos María De Los Santos Indart “el Pancho” fue liberado de la Cárcel de Piedras de los Indios. Había estado recluido al ser procesado por el delito de violación a un niño de 6 años. El aberrante hecho ocurrió dos años atrás en Nueva Palmira cuando secuestró y violó al pequeño, que era hijo de un compañero de trabajo. Fue detenido en Mercedes y procesado por la justicia de Colonia. Estuvo dos años preso, volvió a su departamento de origen y volvió a violar a una pequeña.

Una señora se presentó en la Seccional Tercera de Paysandú denuciando que su hija, de apenas 7 años había sido víctima de abuso por parte de un familiar. Según relató tuvo que ausentarse de su domicilio, oportunidad que fue aprovechada por el degenerado para cometer el hecho, amenazando a la niña para que no denunciara lo ocurrido.

Inmediatamente la Policía comenzó a buscarlo, al tiempo que la Justicia libró la orden de captura. Personal de la Seccional 5ta.de Río Negro lo terminó localizando y deteniendo cuando se desplazaba por ruta 3, en el límite entre Paysandú y Río Negro. Había pedido tiraje a un camionero. La justicia de Paysandú lo procesó por este nuevo hecho.


El antecedente

En su historial Carlos María De Los Santos Indart “el Pancho” tiene varios ilícitos, pero nada comparable al cometido el 17 de febrero de 2014, en la ciudad de Nueva Palmira. Trabajaba como peón en una empresa de esa ciudad cuando llegó en motocicleta hasta la casa de un compañero de trabajo. El hombre en ese momento no estaba en la casa, pero si su hijo, de apenas 6 años. “El Pancho” lo secuestró para llevarlo a un sitio apartado donde lo sometió sexualmente. Posteriormente volvió a subirlo a la moto para dejarlo cerca de su casa, no sin antes amenazarlo de que no contara nada. El pequeño corrió hasta la casa de un vecino a quien le contó lo sucedido.

Paralelo a ello De los Santos fue a la casa de su patrón, le pidió dinero para regresar a Paysandú con el pretexto de que su madre estaba gravemente enferma y a partir de ese momento no se lo volvió a ver.

La Jefatura de Colonia emitió una orden de captura. Un hecho fortuito permitió su captura en Mercedes cuando De los Santos fue detenido en un procedimiento de tránsito. En la personal de Tránsito le pidió la documentación de la moto en que circulaba. Exhibió un documento de compra venta pero el número de motor no coincidía con el chasis. Al ser consultado por la Policía sobre si estaba trabajando en alguna obra, en virtud que llevaba puesto un pantalón de los que habitualmente utilizan los obreros de la construcción, respondió que procedía de Colonia y se dirigía a Paysandú porque “tenía la madre enferma”.

Por su parte, al solicitársele la cédula de identidad, quedó al descubierto que estaba requerido por la Policía de Colonia. Allí fue detenido y conducido hasta Dolores donde funcionarios de Seccional 4ta. de Nueva Palmira lo retiraron para llevarlo ante la Justicia.

En aquel momento fue oportunamente procesado con prisión por atentado violento al pudor, agravado por la edad de la víctima y derivado a la Cárcel Departamental de Piedras de los Indios de Colonia.

Dos años después se repitió la aberrante historia.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.