​“Hay que buscar alternativas a la Cárcel”

|


 El Dr. Juan Miguel Petit estuvo recorriendo la Unidad Nº 24 de Pense, del Instituto Nacional de Rehabilitación, dialogando con los reclusos. Posteriormente en rueda de prensa Petit fue consultado sobre los proyectos de Ley a estudio del Parlamento, indicando “no me corresponde entrar en la ingeniería o la dosimetría penal, si mantenerme en lo que es la idea general de lo que es la situación penitenciaria en el país, y es que Uruguay tiene una cantidad de personas privadas de libertad muy elevada, es muy importante buscar alternativas a la prisión. Uno ve todos los días, en Soriano y en todas las cárceles, cantidad de personas que podrían no estar presas, estar en programas de otro tipo, abiertos, comunitarios o de otro tipo de alternativas como prisión de fin de semana o de algunos días y que la cárcel excesiva es negativa para todos".

Agregando “hay que buscar alternativas a la Cárcel. La población carcelaria sigue creciendo, el año pasado estaba en casi 10.000 hoy estamos cercanos a los 10.500. La Cárcel es como un CTI, debe ser la excepción, no la regla”.


A pesar de todos los intentos que se hacen, hay un alto nivel de reincidencia. ¿Qué sugerencia puede hacer? Fundamentalmente de los estudios que se han realizado.

-La cifra de reincidencia en Uruguay es una estimación. Es muy difícil de medir en todas partes pero en Uruguay es particularmente artesanal la medición que tenemos. Pero es una reincidencia alta, está entre el 60 y 70%, no tanto de la reincidencia sino que las personas que hoy están privadas de libertad se estima que el 60 y 70% van a intentar cometer alguna infracción. Eso está directamente vinculado al trabajo que se hace, y esa cifra claramente se puede bajar a la mitad, como en los centros que se está trabajando bien. Bajar la reincidencia a la mitad es pensar en muchísimos miles de delitos menos al año, si será importante. Muchísimas personas que se integran a la vida en sociedad en forma armoniosa.


¿Pero cómo se hace para bajar la reincidencia a la mitad?

-Con algo que suena fácil decirlo pero difícil en el día a día; lo que dicen las reglas Mandelas, que son las reglas de Naciones Unidas para las personas privadas de libertad, que estos centros sean lo más parecidos posible a la vida en la comunidad, a un barrio, a la vida en la ciudad. Y no es un campo de vacaciones, tienen que ser centros donde haya trabajo, estudio, deporte, vida social, familia; y esa normalidad es lo que le permite a las personas desarrollarse, ver qué problemas tuvieron. Ver qué les falta, ver las carencias que pueden ser de todo tipo, cultural, social, sicológica; y prepararse para la vida en sociedad.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.