Caso Policlínica de Fátima: Besozzi reclama al Estado y Movimiento de Usuarios recuerda omisión de gobiernos de la época

|


El embargo genérico que el Banco de Previsión Social (BPS) solicitó recientemente a la Justicia contra los integrantes de la ex Comisión Administradora de la Policlínica de Fátima en Florencio Sánchez, por una deuda que asciende a $ 1.642.217, generó diferentes miradas. Mientras el senador del partido Nacional, Guillermo Besozzi, reclamó que el Estado se haga cargo de la deuda, el Movimiento de Usuarios de la Salud Pública y Privada también pide la intervención estatal en el tema, pero señala claramente en un comunicado de prensa emitido en las últimas horas que esa intervención sirva para salvar “la omisión de los gobiernos de la época” que “ no se hacían cargo ni les importaba la salud de los barrios más carenciados del país, teniendo como prueba irrefutable las 2 policlínicas de nuestras ciudades, Santa Teresita y Fátima”.


La opinión de Besozzi


El senador Guillermo Besozzi aseguró esta semana que el Estado “debe asumir la responsabilidad” de la deuda que el Banco de Previsión Social (BPS) pretende cobrar a los ex integrantes de la Comisión Administradora de la Policlínica de Fátima en Florencio Sánchez.

Para el Senador, “una función que debió ser cumplida por el Estado, lo hacía un grupo de vecinos, en forma honoraria y desinteresada. El Estado no quiere reconocer la tarea que hizo ese grupo de trabajo y este lío lo tienen por hacer funcionar una policlínica, tarea que le correspondía al Ministerio de Salud Pública”,indicó.

“Hemos hechos varias gestiones pero no hemos podido lograr que el Estado reconozca la tarea de esa gente y no le aplique el embargo que ahora promueve el Banco de Previsión Social”, dijo.

“Debería el Estado asumir la responsabilidad y el problema de esta gente que con la mejor voluntad logró hacer funcionar un servicio de salud”, agregó.


La opinión del Movimiento de Usuarios de la Salud


Por su parte el Movimiento de Usuarios de la Salud Pública y Privada de Cardona y Florencio Sánchez, emitió en las últimas horas un comunicado de prensa en el que hace referencia al embargo que el Banco de Previsión Social (BPS), entabló a los ex integrantes de la Comisión Administradora de la Policlínica de Fátima por tributos impagos en seguridad social a un ex enfermero de esa dependencia, considerando que “el Estado bajo el gobierno de turno debe saldar la deuda por omisión de los gobiernos de la época”.

Agregan que el Movimiento Nacional de Usuarios de la Salud a través de su representante en Asse, “viene llevando a cabo una estrategia para logar que el estado uruguayo en manos de las actuales autoridades políticas, se haga cargo de la omisión, incumplimiento de sus cometidos e irresponsabilidades cometidas como Estado en el período de los años 1996 a 2001, cuando los gobiernos de turno de aquellos años no se hacían cargo ni les importaba la salud de los barrios más carenciados del país, teniendo como prueba irrefutable las 2 policlínicas de nuestras ciudades, Santa Teresita y Fátima”.


El caso


* El BPS solicitó a la Justicia un embargo genérico a los ex integrantes de la Comisión Administradora de la Policlínica de Fátima, Ethel González, Daisy Janavel y Rodolfo Seiler.

* La deuda asciende a $ 1.642.217.

* El BPS actuó de oficio luego de comprobar que el ex enfermero de esa policlínica Edwar Bordón había trabajado en el lugar durante 10 años sin que se realizaran aportes a la seguridad social.

El caso surgió luego de que los integrantes de la referida comisión, firmaron un documento en el cual certificaron que el enfermero tenía una antigüedad de diez años trabajando en el lugar. Ese papel fue solicitado por el funcionario para poder ingresar en otro lugar de trabajo, y terminó siendo el que le sirvió al BPS para actuar de oficio.




Amplia cobertura de Centenario en su edición papel de éste miércoles 21 de setiembre

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.