Así era Mauricio

|


Armejo 1


Con una sonrisa blanca, pura, de buena gente…  Con una voz dulce, con personalidad, por ese motivo se había transformado en una de las voces referentes de Radio del Oeste y Reflejos FM…

Servicial, con buena onda, incansable, disponible a toda hora…, haciendo locución comercial, conduciendo de los más variados programas, operando de maravillas la mesa de salida al aire… Siendo dúctil para mil tareas, desde el programa folklórico “Nuestras Voces” a la mágica conducción de “No Hay Dos Sin Tres”, desde el programa de niños “La Campana a Acordes de Tradición”, desde “La Mañana del Oeste” a “Quedate en Casa y Ganá”, así se lo recuerda a Mauricio Arnejo.

Quizás por esa personalidad que acompañaba siempre con esa sonrisa, que se traslucía en su voz de salida al aire… Por ese motivo, quienes le conocimos, enseguida afloran esas imágenes en todos nosotros; y quienes no lo conocieron personalmente, pero sí  a través de nuestro aire, siempre los sintieron cercano, sensible, con energía positiva, con alegría…

Así era Mauricio…

Nacido en el departamento de San José, creció en la zona del Kilómetro 85 de Ruta 1, concurrió a la escuela rural N 87, de Rincón del Pino. De origen humilde, junto a sus 6 hermanos se tuvo que hacer camino desde adolescente trabajando en diferentes tareas hasta que la vida lo trajo a Nueva Helvecia …

Desde hace años trabajaba en la Distribuidora Roth, en la cual era una de las personas de confianza de la firma.

Pero su gran pasión era LA RADIO, así con mayúsculas, LA RADIO, esa que le hacía estar disponible a toda hora, colaborar con diferentes programas, generar en torno a sí una energía positiva que era captada por nuestra audiencia, siendo uno de los más queridos conductores de nuestra emisora…

Así lo recordamos en su última participación en el programa “No Hay Dos Sin Tres” de los domingos en Radio del Oeste…

AUDIO

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.