El 45% de la población espera que los centros reabran entre mayo y julio

|

Para temas miu00e9rcoles 20



Desde el punto de vista social la suspensión de las clases ha trastocado el funcionamiento de las comunidades educativas. Ha alterado las dinámicas familiares demandando una importante movilización de recursos para garantizar los cuidados y el debido acompañamiento pedagógico, así como ha impactado en el bienestar subjetivo de niños y adolescentes.

Desde un punto de vista de los procesos de aprendizaje, si bien Uruguay ha sido elogiado por su capacidad para montar plataformas educativas a distancia sustentadas en el Plan Ceibal y en una infraestructura digital desarrollada, diversos enfoques coinciden en que la suspensión de las clases presenciales podría profundizar brechas sociales de aprendizajes preexistentes, así como los niveles de deserción escolar, debido a la imposibilidad de los hogares de menores recursos para asegurar el acompañamiento pedagógico requerido…

INFORME COMPLETO EN EDICION PAPEL

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.