Realidades

|

 

Dice Tabaré que la verdad es una sola. Pero una cosa es lo que uno quiso decir, otra lo que dijo y muy otra lo que entendieron que dijo. Dicho de otra forma: cuento una historia, otros dicen repetirla pero la reinventan, y los que escuchan – la mía o cualquiera de las malas copias o peores traducciones - entiende cada uno cosas diferentes. Por estas circunstancias es tan difícil ‘construir un relato’ coherente y veraz.

Digo lo que pienso sobre asuntos tan importantes mientras asisto, tomando su mano y secando el sudor de su frente, a la definitiva partida del 2019. Entramos en la tercera década del nuevo milenio. Un auspicioso comienzo frente al terrible final. Para que un año llegue otro debe irse. Se abrazan; el apretón joven es como el de la boa al cervatillo. Definitivo.

Cuando el capital logre someter de forma definitiva el trabajo a sus condiciones, cuando la naturaleza ya no pueda sostener los niveles de consumo de las sociedades modernas, el colapso definitivo de la civilización occidental será sólo una accidental y ridícula historia que no habrá quien cuente. ¿Verá el ciego como el mudo relata al sordo, la historia del fin del mundo? Fin que sólo lo será el del ‘nuestro’ para permitir a la vida continuar su búsqueda incesante. Nuestro fin en el mundo no será el fin del mundo. Dicen que durante un instante fuimos el “homo sapiens” portador de la conciencia. Y antes el “homo ludens” a la conquista del mundo con herramientas en la mano. Hoy parece que estamos alcanzando el status de ‘homo ridiculus’ que malogra su propio futuro.

Con el correr de los primeros días del año retomo este borrador que dejé por el camino. Demasiado  pálidas: ¡Qué mala onda! Y entonces viene la realidad y te tapa el cielo con el humo que viene de Australia devorada por los incendios. Australia que tiene poderosas fuerzas armadas, hasta protaaviones tiene, pero no tiene bomberos ni elementos suficientes para combatir el fuego. Australia que es responsable de una parte importante del cambio climático y no firma convenio internacional alguno que intente mitigarlo, sufre las consecuencias. ¿Una advertencia a escala planetaria? Una más.

Y Donald Trump da la orden de asesinar en el aeropuerto de Bagdad a uno de los iraníes más poderosos: el general Qasem Soleimani. BBC: "A dirección del presidente, las Fuerzas Armadas de EE.UU. tomaron una decisiva acción para proteger al personal estadounidense en el exterior, matando a Qasem Soleimani", señaló un comunicado del Pentágono. (Sic)

Se hace difícil comprenderlo, porque tuvo un papel destacadísimo durante la reciente guerra contra el autodenominado Estado Islámico en Irak y Siria. En realidad si algo lo caracterizaba era su decidido y decisivo combate al fundamentalismo y al terrorismo islámico.

A pesar de todo, aquí estamos, en Punta Colorada, muy cerca de Piriápolis. Las playas rebozan de gente y las calles, sobre la costa, se atiborran de vehículos hasta hacer imposible el tránsito. Pocas chapas argentinas; no veo brasileñas, chilenas, ni paraguayas en esta zona a la que concurren las clases medias-medias, según dicen. El anuncio del fracaso de la temporada parece encaminado a un desmentido rotunda. No será record, pero tampoco mala como se anunciaba. La crisis, acá, no está. O no se ve a simple vista.

 Una buena vida sigue… Mientras esperamos para saber qué nos trae la tan anunciada como ignota ‘ley de urgente consideración’ que prepara el nuevo gobierno.

David Rabinovich, en Punta Colorada, enero 10 de 2020.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.