Posible violación a la Ley electoral en Florencio Sánchez

|


La actitud del Alcalde de Florencio Sánchez tiene mucho de las viejas prácticas de los caudillos que creían ser dueños del pueblo, que actuaban como dueños del pueblo y que a muchos tenían convencidos que eran los dueños del pueblo. “El hombre de las mil gauchadas” es su lema principal y eso ayuda a que muchos crean que el tráfico de influencias que en realidad ejerce diariamente desde hace años, se pueda confundir con un favor a los amigos. El funcionario público no debe hacer favores, sino que debe apegarse a lo que la Ley de dice y actuar como la Ley se lo indica. Cuando los personajes como el señor Alcalde se creen todopoderosos, ocurren desvíos de poder y eso genera situaciones de injusticia. Favores que se hacen a algunos sí y a otros no, multas que se les hacen desaparecer a algunos y se les mantienen a otros, motos que estaban incautadas en un depósito y que de un día para el otro vuelven a la calle. Obras que en algunos lugares se hacen bien y en otros con resultados que evidencian la muy mala calidad de los materiales. Esas cosas suelen hacer los caudillos cuando creen que son dueños del pueblo y algunas de esas cosas ha hecho y sigue haciendo el alcalde de Florencio Sánchez.

El domingo de las elecciones nacionales, el señor alcalde fue denunciado por una delegada de Cabildo Abierto. Sánchez estaba haciendo, según la denunciante, lo que siempre hizo: pararse en la puerta del circuito electoral y presionar a algunos de los votantes, cambiándoles la lista que llevaban, por otra. Esto es obviamente un delito electoral, que viola casi la mitad de los artículos de la Ley Electoral de nuestro país. Pero cuando vos creés que sos el dueño del pueblo, que te hablen del artículo 191 o del 176 o del que sea, te da lo mismo. Porque el dueño del pueblo hace lo que quiere, para eso es el dueño del pueblo.

Dos días después una abogada de Cabildo Abierto, titular de una de sus listas, hace una ampliación de la denuncia, agregando grabaciones de 13 testigos de lo ocurrido: ciudadanos que estaban haciendo la cola o que eran integrantes de alguna de las mesas de ese circuito y que vieron y escucharon cuando Sánchez, presuntamente, presionaba votantes y les cambiaba la lista que llevaban en la mano. No lo hacía con todos, claro. Lo hacía con aquellos que él cree más vulnerables, alguno que le debe favores al hombre de las mil gauchadas. Que para eso hace las gauchadas, para que después la gente vote la lista del Partido Nacional que él le entrega.

Sánchez actúa como dueño del pueblo desde hace muchos años, con la protección del Intendente Carlos Moreira y de todo el aparato del Partido Nacional en el departamento. No sé hasta dónde el Partido Nacional lo va a seguir protegiendo en un tema como este, pero tengo el presentimiento de que lo van a hacer. La Ley Electoral dice: “Queda prohibido a toda autoridad pública intervenir en cualquier acto eleccionario, para coartar, impedir o alterar la libertad del sufragio, mediante la influencia de sus cargos o la utilización de los medios de que estuvieran provistas sus reparticiones”. Más claro imposible: el dueño del pueblo en Florencio Sánchez esta vez encontró quien le marque la cancha (curiosamente una “aliada” de Cabildo Abierto) y ahora tendrá que responder ante la Corte Electoral o tal vez ante la Justicia por creer que tiene más poder del que tiene.  

Hay gente que se hartó de estas prácticas y tuvo el coraje de denunciar. Me parece justo sumarme a esta actitud y poner un granito de arena para que el amiguismo y todas las formas de corrupción se terminen en nuestro departamento. Sea quien sea el denunciante. Lo que importa es que defendamos los valores que nos han hecho crecer y dejemos fuera para siempre a los que están acostumbrados a pisotear los derechos de la gente.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.