​Cuando los usuarios tienen precio pero no valor

|

La reestructura que los propietarios (no todos) de la Cooperativa Médica Cams procura desarrollar en pos de bajar costos de funcionamiento que les permita equilibrar el déficit que dicen tener, ha dejado al descubierto el olvido que estas autoridades tienen de lo que debería ser el centro de cualquiera de sus acciones: los usuarios.

El último eslabón de esta cadena de sucesos que cobró estado público a mediados del año pasado, sucedió días atrás, cuando una comunicación interna daba cuenta de la decisión tomada por el Ejecutivo de la empresa, adelantando el cierre parcial del block quirúrgico y sala de partos en el sanatorio de Cardona.

Afortunadamente la rápida acción de usuarios y funcionarios, que se han nucleado en una comisión local para enfrentar la reestructura y los llamados de atención que desde diferentes lugares se hizo al Ministerio de Salud Pública, alertando de lo que Cams tenía previsto hacer a partir del 1º de abril pasado, hizo naufragar, al menos por ahora, esa idea.

Pero todo este tire y afloje ha desnudado el poco o nulo interés que los médicos –empresarios integrantes del Consejo Directivo de Cams, tienen de los usuarios. Pretender una reestructura cuya primer medida sea el cierre parcial del block quirúrgico y la sala de partos en Cardona, sin informar a los socios de la cooperativa médica que se verán directamente afectados por ese cambio sustancial en el sanatorio donde se asisten, y asumir sin consulta alguna que deberán trasladarse cien kilómetros para recibir asistencia en esas áreas, denota la insensibilidad de quienes ven en retacear servicios a los menos pudientes, la oportunidad de salvar su ecuación.

Uno de los aspectos más interesantes del actual proceso de reforma del sistema de salud es el papel que se le ha asignado a la participación de actores claves, especialmente los usuarios, en la gestión de los servicios de salud. Organismos como la JUNASA, con sus derivados departamentales y locales o los Consejos Consultivos, son instrumentos que en el caso de la Reestructura de Cams se obviaron desde un principio y recién ahora fueron constituidos.

La reforma de la salud en Uruguay parte de una lógica de bienestar social, a través de la conquista de derechos ciudadanos, pero la Cooperativa Médica de Soriano se ha resistido en considerarlo así, haciendo prevalecer las relaciones de mercado por encima de los derechos sociales.

Para colmo de males, la Dirección Departamental de Salud ha jugado más a favor del prestador, que en promocionar los derechos de los usuarios y todo ello ha contribuido a mostrarnos que si no hay una comunidad activa, reclamante de sus derechos, poco se puede esperar de aquellos que han marquetizado la salud.

Si tenemos médicos – empresarios que no han comprendido o mejor dicho no han querido comprender que la Reforma de la Salud no se hizo para que engorden sus bolsillos, sino para asegurar una mejor calidad de salud para todos, no sólo para quienes puedan pagarla, solo una comunidad reclamante de sus derechos, donde los usuarios tengan valor y no precio, podrá revertir una situación que requiere de abordajes más amplios, como la complementación de servicios, a la que Cams se ha opuesto sistemáticamente sin decir porqué.

Una reforma social como la impulsada por el gobierno de izquierda define que las políticas sociales no tienen precio sino valor, por ende, se accede a ellas según sus necesidades con independencia de cuánto se aporta al financiamiento, lo que depende estrictamente de su ingreso. Para algunos el mercado y los beneficios que se puedan sacar de él, siguen siendo el único rector. Es hora que comprendan que eso cambió, y que los usuarios tienen no solo derecho a que se les comunique lo que se pretende hacer (cosa que Cams ha obviado en todo este proceso), sino y fundamentalmente, pueden participar y decidir, porque tienen valor, no precio.

Y si los integrantes del Ejecutivo de la Cooperativa Médica desconocen esos cambios, ignoran a sus usuarios, adoptan medidas sin autorización de los rectores de la salud en el país, será tiempo también de que el Ministro del ramo comience a tallar en el tema y llame al orden a quienes creen que ésto es un boliche, donde se pone y se saca lo que se quiere sin importarle el derecho de los demás. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.