​Desobedecer…

|

A los poderosos del mundo, que empujan a las guerras que ellos no pelean. Desobedecer a los títeres de la plutocracia, que envían bombas a lugares que jamás pisaron.

Desobedecer a los que destrozan vidas, con el único fin de acumular más poder y capital. Desobedecer a los que llaman "demócratas" a quienes son serviles a los intereses de sus corporaciones y tiranos a quienes no se someten a sus caprichos.

Desobedecer, como hacen Uruguay y México, como el Vaticano y las Naciones Unidas, poniendo un freno a ese coro bélico que baila al son de lo que el gobierno del norte manda y los medios amplifican.

La Historia que Galeano nos documenta en sus Venas Abiertas es más que transparente en revelar los repetidos métodos que el poder de las corporaciones utiliza. No se trata de defender a unos o a otros. No es un Presidente contra un Diputado auto-proclamado-presidente. No es gobierno versus oposición.

En el punto al que se ha empujado, la urgente consigna es evitar una guerra civil, impedir otra intervención militar del país más invasor de la historia, y hacer todos los esfuerzos para que las partes cedan y el pueblo se salve de lo que otros han sufrido.

Panamá, Honduras, Chile, Argentina...Uruguay. Las mas de cien invasiones en el nombre de lo que llaman "democracia" y tan solo es el mandato de la soberbia y la avaricia. Las vidas destruidas y la tierra arrasada para que los más ricos se hagan más ricos y los más vulnerados sean más vulnerados todavía.

No. No es solo Venezuela. Ya conocemos lo que pasa cuando la estrategia atropella con los planes Condor, el taconeo de las botas y el expolio de nuestros recursos naturales. Por eso es un orgullo que Uruguay sea desobediente a los tambores de la guerra y organice la búsqueda de una solución en paz y consensuada. Por más ridículo que le parezca a Almagro. Por más difícil que esto sea. Desobediencia desde la sensatez y el sentimiento, armados con la verdad que la Historia revela y la valentía de no ser parte del rebaño que el gobierno más belicista del planeta, y sus serviles agentes vernáculos pretenden imponernos.

Uruguay convocó a la paz

A la consensuada solución de los conflictos, al rechazo a la injerencia de las corporaciones sobre las naciones, al acuerdo entre partes, antes que a la partición de los acuerdos. Uruguay está convocando a aprender de la Historia de este continente de abiertas venas. La recurrente invasión de nuestros países por parte de las multinacionales que dominan gobiernos y tan solo se ocupa de acumular más capital. Podremos discrepar en muchos enfoques de los temas y la vida, pero los uruguayos debiéramos alinearnos juntos en torno a la defensa de la paz. Es otra de nuestras "celestes". No puede ser motivo de lamentable rédito electoralista. ¿A quién podría convenir una guerra civil o una invasión militar? Tan solo a la élite que pretende el poder y a las corporaciones que aspiran a quedarse con el petróleo, los minerales y la selva. Justo ellos que seguirán el conflicto desde sus mansiones o sus escritorios. ¿A quién perjudica una guerra? A la población que la sufre, a la humanidad que se avergüenza.


Dr. Jorge Mota

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.