​“Falta una institución que esté en el entorno donde vuelve esa persona” privada de libertad

|

Dominguez

Días atrás reclusos del INR Nº 24 ubicado en Pense se sumaron a las actividades del Festival 33 Grados de Arte Urbano pintando un mural en el barrio Túnel de Mercedes (ver Centenario 16/1/2019). Eduardo Domínguez es artista plástico y además Sub director del INR Nº 24 de Pense y tuvo a su cargo la coordinación de esta activiadad con los reclusos mercedarios. En diálogo con Centenario, Domínguez reflexionó sobre la experiencia que les dejó, sobre las políticas de encierro y su resultado.


Una experiencia inédita para Soriano y el país fue que 5 reclusos se sumaran a una movida artística pintando al aire libre. ¿Qué insumió este trabajo y la experiencia que les dejó?

-De mi parte siempre está presente la inclusión de las personas privadas de libertad en actividades artístico culturales, sino en tareas de servicio a la comunidad. Que no es tanto eso de devolver algo, pero sí que los internos se vayan acostumbrando a participar, antes de su libertad, de actividades que lo hagan sentir partícipes de la sociedad.

Esta es una de las experiencias más ricas que he tenido por el compromiso de ellos, y porque se involucró mucha gente, no solamente las personas privadas de libertad, sino la profesora de dibujo de secundaria que trabaja en contexto de encierro, que también se comprometió mucho con esto. El agradecimiento a la Unidad porque usó su personal a disposición para poder apoyar el emprendimiento . La Jueza de turno subrogante que nos dio los permisos, que sabemos son complicados; pero al sentirse todos apoyados creemos que hay mucha gente que piensa parecido a uno y que sabemos que este tipo de actividades enriquecen.

Por ejemplo una de las personas que estuvo pintando hacía 3 años que no salía a la calle; salió para esta actividad. Y el arte conmueve, motiva, es participativo, masivo, y más una actividad como ésta que es al aire libre, que la gente está en contacto con las personas que están pintando. Por eso la experiencia para ellos fue muy rica, encontrarse con gente conocida que los veía en otro ambiente y no en contexto de encierro. Más teniendo en cuenta el Festival 33 grados, una actividad abierta.

Y la sociedad cómo lo tomó? Es decir que una persona que haya protagonizado un delito a quien la sociedad habitualmente lo etiqueta o lo estigmatiza, que esté pintando y moviéndose libremente ¿cómo lo tomó el barrio y la ciudad?

-Ya hemos tenido experiencias, que mayoritariamente han sido muy ricas y positivas. Tuvimos un contratiempo con una murga que teníamos en la Unidad (se refiere a la Cárcel de Mercedes) que sufrió la crítica y el rechazo total por parte de algunos medios de comunicación y la sociedad. Por suerte era minoría pero al final no pudimos sacar esa murga a participar de un par de actuaciones. (Se refiere al Carnaval del 2017 cuando con una murga formada en el INR 24 de Pense se planificó que participara de un par de actuaciones en el Concurso de Carnaval, algo que no se concretó por las críticas surgidas de algunos medios de comunicación mercedarios que generaron cierta conmoción en la población).

Bueno, en algunos momentos si no veía al policía que nos acompañaba no se enteraban que eran personas privadas de libertad.

Mucha gente del barrio que no sabían que iban a venir lo tomó muy bien. Porque sabemos que está muy estigmatizado el tema con las personas que cometen un delito, pero en este caso sabiendo que están haciendo un aporte para embellecer la ciudad, para ser parte de este gran proyecto del Festival, se lo tomó muy bien y he recibido muy buenas críticas y apoyo constante…


Nota completa en edición del 26 de enero de 2019

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.