Política de Selecciones y Fútbol

|



En cualquier conversación entre futboleros y no tantos, también en las redes sociales, se presenta cada vez más la dicotomía de Tabárez si o Tabárez no, como cualquier otro tema resulta materia opinable, y no por pensar diferente hay que desacreditar a nadie.

No somos de los que vamos a favor de la corriente solo por el simple hecho de hacerlo y no expresarnos marcando nuestro punto de vista, porque tenemos claro que las convicciones hay que respetarlas.

Desde el año 2006 a estos días, post Mundial de Rusia que culminara en la víspera, pensamos que hay que separar bien los tantos, y que una cosa no quita la otra, reconocer todo lo bueno que se ha realizado, y reclamar cambios donde uno entiende son necesarios.

Debemos "sacarnos el sombrero" y saludar lo que se ha variado para bien en cuanto a política de selecciones, logística, imagen, respeto, y veneración por la camiseta que se defiende, algo que anteriormente era muy difícil de encontrar, con un orden interno que brillaba por su ausencia.

Todo eso comenzó con la segunda incursión del Maestro Oscar Wáshington Tabárez – había anteriormente estado en las Eliminatoria del 89, y luego en Italia 90 (con Paco Casal sentado en el banco de suplentes)- partiendo de una base clara que los mayores transmiten a los juveniles, en cuanto a una serie de valores que no pueden negociarse.

Está claro que al momento de elegir los jugadores, también se tiene en cuenta a las personas, y por ese motivo nos hemos encontrado con grupos muy sanos, sin las tradicionales "camarillas que por ejemplo hoy lastiman los argentinos y que acá en nuestro país nos en más de una oportunidad, hicieran mucho daño.

Pensamos que todo esto ha sido lo que ha llevado a una “endiosamiento” casi general hacia la figura de Tabárez, colocándolo en un lugar de tal privilegio como si el Fútbol Uruguayo existiera solo a partir de su presencia, y de ahí que leemos o escuchamos propuestas de homenajes o monumentos, todo respetable por cierto aunque no sea compartido el criterio.

Lo futbolístico sigue siendo el gran debe, y para poder hablar con propiedad resulta fundamental realizar un repaso a fondo de lo sucedido en estos últimos doce años.

La Copa América 2007 disputada en Venezuela, marcó - luego de un comienzo con derrota ante Perú - la variación del esquema original - 4-3-3- que había probado durante un año, pasando a un 4-4-2 - alcanzando las Semifinales frente a Brasil, cayendo en definición por penales, ante quien a la postre se terminara consagrando.

Muy duro y espinoso fue el camino hacia Sudáfrica 2010, con aquella recordada derrota en Lima ante Perú en la penúltima fecha de las Eliminatorias que dejó a la celeste al borde del abismo, ganando luego en la altura de Quito, 2 a 1 a Ecuador, con gol sobre el final de Diego Forlán a través de pena máxima.

Vino el Repechaje frente a Costa Rica, triunfo 1 a 0 de visita, y empate 1 a 1 en el Centenario, con una incidencia final que nos paralizó el corazón a todos, cuando los "ticos" estuvieron a punto de colocarse 2 a 1 y haber clasificado por los goles en condición de visitante.

Por aquellos días era "vox pupuli" que el ciclo de Tabárez estaba feneciendo, mencionándose con insistencia el arribo de Diego Vicente Aguirre a la Dirección Técnica.

Todo comenzó a cambiar con el 4to puesto en Sudáfrica, muy meritorio por cierto, encontrando la celeste el primer rival de máxima exigencia en Semifinales ante Holanda, cuando sin la presencia del salteño Luis Suárez - suspendido - termina cayendo 3 a 2.

Renovación de contrato por cifras millonarias en un fútbol cada vez más pobre en el ámbito interno - la Selección "es una isla" en ese sentido - Copa América 2011 en Argentina que mostró seguramente la mejor versión de Uruguay, goleando en la Final 3 a 0 a Paraguay, a partir de tres jugadores exuberantes en materia ofensiva - Forlán, Suárez, y Cavani - capaces de fabricar una puerta lustrada solo con un poquito de aserrín.

Fue muy bueno el arranque de las Eliminatorias para Brasil 2014, para caer luego de manera estrepitosa, levantando en el último tramo, alcanzando de nuevo un lugar en el Repechaje, pero tengamos en cuenta que Uruguay fue 5to en una Eliminatoria que no tuvo a Brasil por estar clasificado en forma directa como país organizador, fácil es concluír que de haber tomado parte los norteños, estos hubieran ocupado un lugar dentro de los cinco primeros de las clasificatorias.

Ese Mundial llevó a la celeste hasta Octavos, luego de caer en Primera Fase con Costa Rica que terminó siendo la revelación, derrotando a dos potencias europeas - Inglaterra e Italia - hasta que la situación dada con Suárez terminó con las expectativas de realizar una mejor participación.

Podemos decir que las últimas Eliminatorias, estuvieron acorde a lo que se espera de nuestro país, clasificando de forma directa- fue segundo dentro de los cuatro cupos directos - ganando por primera vez en los 3.600 metros de La Paz, rescatando también un empate en la siempre difícil Barranquilla , y el 2 a 2 en Brasil luego de haber estado 2 a 0 abajo, ese mismo Brasil nos "dio una salsa" bárbara en la revancha en el Centenario, goleando 4 a 1.

Uruguay está obligado a clasificar siempre a los Mundiales, máxime teniendo en cuenta que cuatro lo hacen en forma directa, y el 5to tiene la chance del Repechaje, sobre un total de diez participantes, por lo tanto no puede hablarse de un mérito superlativo, sino de cumplir con el deber, aún cuando en determinadas épocas fueron varios los Mundiales que miramos de afuera, no por falta de jugadores de jerarquía, sino de organización.

Dos Copas Américas disputadas en medio de las Eliminatorias, Chile 2015(sin la presencia de Suárez), clasificando a 2da Fase como uno de los mejores terceros – 4 puntos sobre 9 – triunfo ante Jamaica, derrota con Argentina, y empate ante Paraguay, quedando por el camino en la siguiente instancia en aquel recordado partido ante los locales – 1 a 0 – el que está siempre en las retinas por “el dedo” de Jara a Cavani.

Al año siguiente, Copa Centenario en Estados Unidos – 100 años de Conmebol – no pasando a 2da Fase, ganando a Jamaica, y cayendo con México y Venezuela.

La falta de juego asociado y con mayores pretensiones, ha sido hasta aquí disimulada por verdaderos fenómenos de mitad de cancha hacia arriba - Diego Forlán en su momento, Luis Suárez y Edinson Cavani - a muchos los han logrado convencer que no se puede jugar de otra forma, no pretendemos que se dejen de lado cosas que son tradicionales y que están en el ADN de los uruguayos, pero sí puede mejorarse, y dotar a todo ese desparramo de temperamento, de una mínima cuota de fútbol colectivo, en algún momento ya no van a estar Suárez y Cavani - seguramente tampoco Tabárez - por lo cual resultará imperioso jugar de otra forma.

Han existido caprichos en citación de futbolistas a los cuales se les ha pasado "el tiempo de Selección", pareciéndose más a un agradecimiento por los servicios prestados, en tanto se postergan otros que "piden cancha", sin ir más lejos, Lucas Torreira, y Diego Laxalt, comenzaron en el banco de suplentes en Rusia 2018, cuando habían tenido una temporada con destaque en Italia, una de las tres Ligas más competitivas del mundo, e inclusive el volante central fue adquirido por Arsenal de Inglaterra en treinta millones de euros y en Uruguay no solo no tenía lugar entre los once, sino que además llegó muy tarde su citación, casi que por un clamor popular, ya que sus actuaciones rompían los ojos a cada fin de semana, y además Italia se interesaba por nacionalizarlo.

Se menciona el éxito de las Selecciones Juveniles - Sub 15, Sub 17, y Sub 20 - disputando Sudamericanos y Mundiales temporada por medio, por lo que en los últimos diez años, las participaciones internacionales no han sido menos de treinta, con un solo título - Sudamericano de Ecuador en 2017 -

Cuando en 2015 el Campeonato Sub 20 se disputó en nuestro país, y Uruguay fue 4to, no fueron pocos los periodistas que catalogaron esa actuación como importante y meritoria.

Cabe preguntarse que hubieran manifestado en la época de Raúl Bentancor y el Profe Esteban Gesto, cuando Uruguay ganó tres Sudamericanos consecutivos - 75, 77 , y 79 - agregando también el del 81 en Ecuador, en este caso bajo la Dirección Técnica del Profesor Aníbal Gutiérrez Ponce.

Muy diferente es la exigencia para los clubes, reclamando títulos a Nacional y Peñarol en el concierto internacional, catalogando de fracasos varias de sus actuaciones – que en realidad lo han sido – pero debiendo mencionar – cosa que no se hace – que mientras estos se las tienen que arreglar con lo poquito que pueden, la Selección en cambio tiene la posibilidad de elegir y contar con los mejores jugadores uruguayos diseminados por el mundo, muchos DT de los “grandes” han sido colocados prácticamente en “la hoguera” sin ningún tipo de contemplación.

El Fútbol Uruguayo comenzó bastante antes de 2006, fue Campeón del Mundo, y se ganaron 14 Copas Américas antes de la de Argentina 2011, además de muchos Campeonatos Juveniles, también los equipos denominados grandes se consagraban en la "Libertadores" e Intercontinental, será que ahora la vara de la exigencia está colocada bastante más baja, con una enorme necesidad de festejo y de resaltar situaciones que quizá muchos piensan no tienen antecedentes.

Después del 4to puesto en Inglaterra 66 y México 70, se dijo que Uruguay no es un país para jugar por terceros puestos de un Mundial, hoy es brillante actuación terminar 5tos, y en esto entendemos que ni una cosa ni la otra, no se puede quitar mérito a lo realizado en Rusia, que resultó una buena participación, pero tampoco es más de eso.

El fútbol es materia opinable como cualquier otro tema que nos pueda ocupar, solo que en este caso alberga pasión de multitudes, no existe ninguna receta mágica, y 2+2 no siempre equivale a 4, no hay verdades absolutas, no desacreditamos a nadie por pensar bien diferente, pero entendíamos que para realizar un análisis había que poner todos los temas arriba de la mesa y separar los tantos, "chapeau" en la organización y política de selecciones, con muchas cosas para corregir en cuanto a lo futbolístico a partir de una autocrítica tan necesaria como inexistente, lo observamos en cada Conferencia de Prensa de Tabárez, respondiendo de mala manera cuando a algún periodista - los menos por supuesto - se le ocurre realizar una pregunta que pueda llegar a incomodar.

Somos un país muy pequeño se ha dicho, nada que no sea cierto, "por eso a la F.I.F.A. no le conviene que Uruguay llegue a una Final y se consagre Campeón", Croacia tiene menos de treinta años de existencia, sus habitantes son apenas un poquito más que los de nuestro país, ayer jugó la Final del Mundo. Para aspirar a ganar, además de meter, y correr, también es necesario jugar, Uruguay puede y debe hacerlo bastante mejor porque tiene esas armas, hay que animarse a “explotarlas”.






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.