Las verdaderas razones por las que no se quiere nuevos Municipios en Soriano

|

Logo1 1


La decisión de la Junta Departamental de Soriano, contraria a la creación del Municipio de la localidad de Villa Soriano, representa un duro traspié al proceso descentralizador en el departamento. Los argumentos utilizados para negarle a la primera población de Soriano contar con su gobierno local, revela la mediocridad con que se legisla y gobierna en un departamento donde la figura del Intendente o del sector mayoritario del partido en el poder no están dispuestos a ceder terreno ni competencias.

La descentralización implica una readecuación de las relaciones entre el Estado y la sociedad, que se expresa en la transferencia de atribuciones de una entidad constituida (la Intendencia) a otra de orden local (Municipios). Pensar en la descentralización es ante todo tener claro y llevar a cabo un proceso de democratización del Estado. El tercer nivel de gobierno representa eso, ampliar la democracia, porque la democracia se amplía cuando se coloca al ciudadano en el centro de la gestión de gobierno, otorgándole espacios de participación, involucrándolo en la toma de decisiones y promoviendo el desarrollo de los vecinos en contrapartida con el individualismo reinante.

Considerar que la creación de un Municipio representa un gasto que no se está dispuesto a asumir porque un sector de la población (los autoconvocados) no admite que el Estado siga creciendo, o que el planteo haya sido hecho por vecinos vinculados a divisas partidarias y no surgió de aquellos alejados de cualquier interés político sectorial, no son más que excusas para negar las verdaderas razones por la que no se quiere nuevos Municipios en Soriano.

Los Municipios no representan un gasto. Su conformación simboliza “la inversión” más grande que pueda hacer un gobierno porque apuesta al desarrollo humano. Los Municipios son ante todo una herramienta para que los vecinos dejen de lado la postura pasiva que viejas formas de gobernar le daban, por una activa, capaz de involucrarse en el debate, en la toma de decisiones y en el control de las políticas públicas. El grado de desarrollo humano y comunitario de pequeñas poblaciones está cada vez más ligado con los niveles de participación ciudadana que nuestras autoridades logren promover en su accionar. El espíritu capitalista que promueve el individualismo, la indiferencia, la búsqueda única del lucro, se combate entre otras muchas cosas con espacios en los cuales los vecinos puedan apropiarse de la cosa pública. Si ese valor implícito que tienen los Municipios no es tenido en cuenta para el desarrollo de la descentralización en el departamento, es porque nuestros gobernantes (Intendente y Ediles) no han comprendido aún el verdadero significado del tercer nivel de gobierno, o temen que su consolidación le reste poder.

Quizás sea esta última la verdadera razón por la que no se quiere más Municipios en Soriano. La experiencia en el Departamento muestra cómo en aquellas localidades donde se han instalado los gobiernos locales, sus poblaciones mejoran su entorno, los pueblos se desarrollan en base a propuestas de los vecinos y éstos tienen en el Alcalde y los Concejales los intérpretes más cercanos a quienes poder reclamarle.

El tercer nivel de gobierno representa un desprendimiento de poder de quien históricamente ha mandado en el departamento, el Intendente. La presencia del Alcalde y los Concejales en los diferentes pueblos, los coloca como las autoridades de referencia y es a ellos a quienes los vecinos acuden para resolver sus problemas. El Intendente pasa en este nuevo sistema a ser una figura de segundo orden para las poblaciones donde se instalan los Municipios.

Y en el nuevo marco, los ediles también pierden relevancia, fundamentalmente porque ya no podrán ser los actores políticos que en la Junta reclaman por un foco de luz apagado, un caño de cuneta roto, o una calle sin bituminizar. Uno (el Intendente) y otros (los Ediles) pierden poder con la creación de los Municipios y en esa circunstancia se encuentra la verdadera razón por la que un grupo de Ediles del Partido Nacional, amparados por el Intendente, le han negado a la comunidad de Villa Soriano y al departamento todo, contar con un nuevo Municipio.

Más temprano que tarde, Villa Soriano y otras poblaciones del departamento tendrán su gobierno local y los que hoy dicen que no, mañana deberán aceptar el reclamo popular de quienes rechazan toda concentración de poder y procuran que se vea al vecino no como una amenaza, sino como una oportunidad de interactuar con él en la construcción de mejores condiciones de vida.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.