Uruguay aterrizó en Rusia con Luis Suárez a la cabeza

|




Moscú (EFE).- La selección de Uruguay aterrizó hoy en la ciudad rusa de Nizhni Nóvgorod con el barcelonista Luis Suárez a la cabeza y con la mente puesta en el debut el 15 de junio ante la Egipto de Salah.

Después de más de 12 horas de vuelo el equipo charrúa llegó a la ciudad bañada por el río Volga ondeando la bandera nacional ante la emoción de varios cientos de aficionados que les esperaban en el aeropuerto.

Los uruguayos se concentrarán en el Centro Deportivo Borski a las afueras de Nizhni Nóvgorod, un lugar alejado del bullicio y con dos campos de entrenamiento en perfecto estado de revista.

Ahora, el equipo dirigido por Óscar Tabárez tendrá varios días para preparar el partido ante los egipcios de Héctor Cúper, que el propio Suárez advirtió que será un rival "duro", aunque Salah aún no está plenamente recuperado de su lesión.

La celeste se despidió de su público el pasado jueves al derrotar en Montevideo a Uzbekistán (3-0), partido en el que Suárez dio un buen susto al sufrir una dura entrada.

Marcaron De Arrascaeta, el propio Suárez de penalti y el zaguero del Atlético de Madrid, José María Giménez, pareja de Godín tanto en el centro de la defensa como en el equipo español.

Uruguay, que tendrá que viajar a la capital de los Urales, Yekaterimburgo, para enfrentarse a los egipcios, se medirá en el segundo partido el día 20 a Arabia Saudí y cerrará su participación en la fase de grupos ante el anfitrión, Rusia, el 25 de junio.

El pueblo despidió al sueño celeste


Como nunca antes visto una multitud de uruguayos se hicieron presentes este sábado en el aeropuerto de Carrasco, para dar el último aliento a la selección uruguaya que partió con destino a Rusia.

Mientras se aguardaba el ómnibus que transportaba a los celestes hasta la terminal aérea, los hinchas que desafiaron el frío entonaron canciones de la selección que sonaban a través de parlantes y hasta hubo una cuerda de tambores.

Las puertas del ómnibus quedaron de cara al ingreso pero el ómnibus impedía que la gente viera a los jugadores. Por eso, Diego Godin, que fue el primer futbolista en descender, y todos sus compañeros, dieron la vuelta al rodado para saludar a la gente que les brindaba tan cariñosa despedida. Exactamente a las 20 horas, tal cual estaba previsto, el vuelo charter de la empresa Crystal, con la bandera uruguaya en su parte delantera, levantó vuelo no sólo con el plantel celeste si no con la ilusión de todos sus hinchas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.