Alumnos se reunieron con el matemático español Eduardo Sáenz de Cabezón

|

a


Los estudiantes de 6to año orientación Físico Matemático del Liceo de Ombúes de Lavalle, Salomé Gorospe, Tobías Larrma, Nahuel Montes de Oca y Fernando Moreira junto a la profesora de matemáticas Mariana Romillo, se reunieron días pasados con el reconocido matemático español Eduardo Sáenz de Cabezón.

Los jóvenes tuvieron un primer acercamiento con los trabajos de Sáenz el año pasado cuando su profesora de Matemática Mariana Romillo les llevó un video de él para trabajar en el aula. Luego continuaron informándose sobre su vida. Sus estudios y trabajos, especialmente los vinculados a la divulgación científica. Fue así que llegaron a comunicarse con él por redes sociales. De ese intercambio surgió la posibilidad de conocerlo personalmente, dado que iba a estar de paseo en Montevideo, invitado como disertante en el curso Divulgación y Comunicación Científica. En coordinación con el Instituto Clemente Estable agendaron el encuentro. La docente Mariana Romillo expresó que “fue una charla amena, distendida, enriquecedora y divertida”. Los estudiantes pudieron entrevistarlo y como recuerdo cada uno tuvo el libro “Inteligencia Matemática” autobiografiado por el autor. A su vez concurrieron al show “Slam de humor científico”, en el que Sáenz participó y allí conocieron a integrantes del grupo de Bardo Científico, con quienes quedaron en contacto para realizar algún proyecto en conjunto. Finalmente aprovecharon la estadía para visitar la Facultad de Ciencias, donde se interiorizaron sobre la investigación en Uruguay y tuvieron un primer acercamiento a la Literatura en Matemática.


“La ilusión de sus caras forma parte de mi tesoro vital”


Eduardo Sáenz de Cabezón se refirió al encuentro a través de sus redes sociales, comentando que “esta profe y sus alumnos son de un pueblo de Uruguay, me escribieron cuando supieron que iba a Argentina. Estaban dispuestos a viajar allá para conocerme, les dije que iba a Montevideo y que por supuesto me encantaría conocerles”. Agregó “han hecho no sé cuantas horas de viaje, otras les esperan de vuelta. Para estar un rato juntos, charlar como amigos que somos de un lado y otro de la pantalla. Para contarme que disfrutan con los videos, que alguno se plantea incluso estudiar matemáticas, y sobre todo para reír un rato”. “Tienen 17 años y vivimos del otro lado del mundo, pero esta tarde me han demostrado que en realidad todo está más cerca, y la ilusión de sus caras es sin dudas una de las imágenes que ya forman parte de mi tesoro vital”, comentó el matemático español.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.