​Democracias fallidas

|


Hablemos de democracias. “Cosas veredes, Sancho” dicen que dijo. La frase, sea o no de Cervantes, la usamos para referirnos a situaciones que causan sorpresa y perplejidad.

“América Latina está viviendo un crecimiento de su sistema democrático, esa es la esencia de lo que está pasando en el continente”, dijo el excanciller uruguayo y actual secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. [180.com] Lo dijo en una entrevista para El País de Madrid previa de la VIII Cumbre de las Américas celebrada en Lima. El uruguayo estaba pensando en la situación de Lula, preso en Brasil. Aunque Honduras, Guatemala, Colombia, Argentina… suman muertos, perseguidos, injusticias de todo calibre… La suma de todos esos miedos es crecimiento de la democracia para el inefable diplomático oriental. Porque el obrero del metal, el líder político con más apoyo popular, no puede ser otra vez candidato y ganar las elecciones. Y si las encuestas muestran que la izquierda gana sin Lula… Entonces no habrá elecciones en Brasil.

El Brasil está gobernado por un presidente usurpador y corrupto, al que ampara un parlamento impresentable,donde muchos representantes defienden a cara descubierta los grandes intereses corporativos. Es en ese parlamento donde la derecha gorila está representada por la bancada de la Bala, los grandes intereses agrarios por la del Buey y los evangélicos tienen bancada propia (la de la Biblia). Las BBB -bancadas del buey, la bala y la biblia- también marcan fuerte la cancha de esa ‘democracia’

Pero es tan evidente la corrupción del sistema en Brasil que varios diputados y senadores de la derecha, así como encumbrados empresarios, han sido alcanzados por el brazo de la ley. El poder judicial, aunque notoriamente parcial en su visión de la sociedad, muestra contradicciones. Por eso ante los tímidos intentos de una justicia hemipléjica, rápida o increíblemente lenta, según el objetivo al que apunte, el parlamento ha bloqueados varios embates contra Temer y su séquito.


Alta autoestima. En la última sesión del parlamento de la que participó Gonzalo Mujica dijo: “Hay que sacar a luz la misma rebeldía, el mismo coraje que tuvimos para hacernos de izquierda, en un país hostil a la izquierda [...]. El sueldo, los fueros, la banca, aquí se los dejo. No fue por esto que luchábamos”. “Yo me pregunto si hay un uruguayo que aguante con las mismas políticas de seguridad, de salud y de educación”. Con su renuncia al FA quedó en condiciones de ser candidato por otro lema en las próximas elecciones. Supongo que por eso y para ello, acordó con Luis Alberto Aparicio Alejandro Lacalle Pou Herrera Brito del Pino. El bisnieto de Herrera aceptó como bueno un documento presentado por Mujica (Gonzalo) a los distintos líderes políticos. El propio Lacalle Pou Herrera Brito del Pino aclara: “…los temas de seguridad se arreglan con represión, como dice Gonzalo (Mujica) en su documento, pero también con discusión”.

Después de presentar su propuesta programática a 25 líderes de la oposición Gonzalo Mujica sólo obtuvo una respuesta positiva, la de Luis Lacalle Pou que fue “el único que contestó públicamente y se comprometió con los contenidos”.

¡Pavada de ego el de Gonzalo Mujica! Hizo ‘su’ documento y convocó a los líderes orientales a que estuvieran de acuerdo. Rebelde y corajudo, se puso bajo el ala de la derecha más rancia y aristócrata imaginable. Y dejó el sueldo, los fueros y la banca… para poder recuperarlos en las próximas elecciones. Se verá. Lo cierto es que si se la quedaba (la banca) no podía ser candidato de otro lema. En materia de políticas de seguridad, salud y educación, como de salarios y protección social… aguantamos el pachequismo y sus medidas prontas de seguridad, Bordaberry y los militares, Sanguinetti (con “El cambio en Paz” que no fue cambio, ni trajo paz), Lacalle (“gobierno de coincidencia nacional”) de nuevo Sanguinetti y después Jorge Batlle (cuyo gobierno divertido fue pavoroso). Sí, podemos ‘aguantar’ bien algún gobierno más del Frente. No me molesta que la salud pública mejore sustancialmente ni que la educación abra las puertas a los hijos de las familias más humildes, todo lo contrario. Respecto a la inseguridad y la violencia: son inherentes al sistema. Por eso está el mundo como luce.

Pero como dijo ‘Lilita’ Carrió: “No hard feelings” (Sin resentimientos). Para solucionar algunas cosas hay que cambiar el sistema. Lejos de las recetas de las derechas, sólo las utopías de las izquierdas ofrecen un futuro mejor.


Rosas y espinas. El crecimiento con distribución demostró tener un techo, bajito el techo. El sueño de un “país de primera” con “paz social” se hace pesadilla en cuanto bajan los precios de la leche, el arroz, el trigo, la soja, la celulosa, la lana, carne… Bueno sí, algunos precios no bajaron tanto. Pero como dicen los opositores: ¡la rentabilidad se vino al piso! (Por eso me parece tan importante ver quién la tiene grande… la rentabilidad) “El agro vive una crisis terminal en todos sus sectores”, los productores lecheros dicen que deben lo que valen todas las vacas que tienen (¿…!) Pero unos pocos tienen el 60 o el 80% de la deuda con el BROU. ¿El sector agropecuario debe como 4 mil millones? Las cifras nos superan, nos abruman. Dicen que los productores lecheros deben más de 500 millones de dólares y hasta que sobreviven en base al canje. La democracia es muy linda, la libertad imprescindible, la transparencia ¡ni hablar! ¿Cómo vivir sin ella? Pero las cuentas de “los empresarios” es el secreto mejor guardado, su pudor no les permite mostrar lo que tienen ni lo que ganan. Para eso están las off shore y mil formas de armar Sociedades Anónimas.


Izquierdas y derechas. La lucha por igualdad, justicia y la integración social, choca contra la naturalización de la desigualdad, la injusticia y la marginación. Lejos de las recetas de las derechas, sólo las utopías de las izquierdas ofrecen un futuro mejor.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.