Las respuestas difícilmente sean generalizables, y las especificidades locales serán también definitorias: en Venezuela ya no puede hablarse siquiera de una tensión de las instituciones sino de un puro y llano quebrantamiento en donde no se cumple la condición de respeto a la democracia; mientras que en otros países (Brasil es el mejor ejemplo) se registra un avance de las derechas que representan una amenaza tanto a la igualdad como a la libertad.Sea para posicionarse como alternativa autónoma, sea para presentarse como «pata crítica» y renovadora dentro de una coalición de izquierdas, la socialdemocracia puede comenzar abordando esos temas que las izquierdas en general han dejado por el camino (seguridad, corrupción, la cuestión venezolana), despegándose con estilo de las derechas que han declamado su solución en la oposición, y articulándolo con un discurso igualitario potente.

Comenta

Hace unos días, uno de los precandidatos de los partidos tradicionales dijo que Danilo Astori “gasta como marinero borracho”

Comenta

Cada Marcha del Silencio, con su multitudinaria asistencia, con su silencio contenido, con las palpables ausencias que nos convocan, es una marca de la memoria. 

Comenta

Vivimos en el Brasil bolsonariano y en todo el mundo tiempos de ira y de odio, fruto del fundamentalismo y de la intolerancia, como se vio en Sri Lanka 

Comenta

Tengo la convicción de que hay lugares desde donde es muy difícil volver; hay ciertos límites que -si uno los supera- provocan el efecto de crear una especie de gran muro detrás

Comenta

El pasado viernes el Intendente Carlos Moreira del departamento de Colonia, fue el orador central de un acto organizado por su grupo polític

Comenta